¿Qué es un adblock y cómo perjudica a tu estrategia de contenidos?

Hoy en día, a menudo, nos encontramos con muchos sitios web que ofrecen una infinidad de contenidos informativos o recursos “gratuitos”.
Estas son plataformas digitales que se financian a través de la publicidad, por ello no es tan extraño que dichas plataformas viven casi literalmente de los anuncios que muestran en sus sitios.  Pero, este tipo de anuncios, en ocasiones están mal segmentados y son tan intrusivos que llegan a ser una molestia para muchos de los usuarios que consumen los contenidos de esos sitios.
Buscando evitar este tipo de anuncios intrusivos, es que surgieron los “Adblocks”.

¿Qué es un adblock?

Un Adblock es un pequeño programa, que te puedes descargar e instalar en tu navegador web, el mismo te permite bloquear la publicidad que te aparece según vas navegando por Internet (tanto en ordenadores como en dispositivos móviles).

Dependiendo del tipo de bloqueador que estés utilizando, podrás bloquear toda la publicidad, sólo la más intrusiva o la referida a una temática en concreto (por ejemplo, anuncios de citas o páginas para adultos).

La idea principal de un Adblock es hacer que el usuario no tenga que estar pinchando botones para apartar o bloquear ventanas emergentes y banners que le impiden leer naturalmente un artículo.

Este programa trata de crear una experiencia al usuario lo más placentera posible, para que no tenga que ver ningún anuncio cuando navega por internet.

¿Cuáles son los peligros de los adblocks para tu estrategia de contenidos y tu blog?

Si tienes un blog, debes tener en cuenta que, si el usuario accede a tu Web para consumir un contenido y éste tiene instalado en su navegador un programa de tipo Adblock, puede que no sea capaz de ver algunas imágenes de tu contenido, ya que, en caso de que escribas un post de cualquier temática y  dentro de este incluyes imágenes o capturas de pantallas y en caso de que la URL de una de esas imágenes contenga el término “ads” o similar, el Adblock, las bloqueará inmediatamente.

Esto implica que nuestro post lleve un enorme espacio en blanco, en lugar de la captura o imagen en la que mostrabas parte del proceso.

O incluso, dependiendo del Adblock que el usuario tenga instalado, puede ser que muestre un mensaje de error, el cual puede hacerle desconfiar de tu sitio Web, ya que pueda pensar que tu Web está infectada o funciona mal.

¿Cómo solucionar este problema?

Si no quieres que las imágenes de tus contenidos sean bloqueadas por estos programas, de ahora en adelante, intenta no utilizar palabras muy relacionadas con la publicidad en las URLs de esas imágenes, como, por ejemplo: la clásica “Ads”.
Por el contrario, mejor ponerlas en el “ALT” de esas fotos.

Problemas o desventajas para los usuarios

¿Te gustan los recursos o el contenido informativo gratuito?

Muchas webs que visitas diariamente ofrecen contenido y recursos gratis, ya que se financian gracias a la publicidad que tienen insertada en sus sitios.

Entonces, bloquear los anuncios de las webs que visitas, hace que te puedas centrar en el contenido, pero desde el punto de vista del propietario de la web, puede suponer su cierre (ya que tú bloqueas su fuente de ingresos).

¡Posibles soluciones!

Hay algunas soluciones que las propias extensiones ofrecen, como, por ejemplo:

  • Listas blancas para que veas toda la publicidad que ofrecen las webs que visitas con más asiduidad. Así las webs en las que confías o de las que sacas recursos o información, podrán mostrarte su publicidad sin restricciones.
  • La iniciativa de Anuncios Aceptables para permitir la publicidad que cumpla con una serie de requisitos encaminados a no molestar al usuario y a la usabilidad del sitio web (es lo que los Adblocks llaman anuncios discretos).

¿Cuáles son las herramientas de “adblock” más conocidas y utilizadas en la actualidad?

A continuación veremos los 3 programas Adblock más utilizados:

1.- AdBlock

La extensión “AdBlock” es una de las más utilizadas, ya que lleva más de 1.000 millones de descargas hasta el momento, aunque la propia extensión te informa que la usan 80 millones de personas al mes.

Está muy bien valorada por los usuarios, dado que tiene una puntuación de 4,5 sobre 5.

Funciona con los navegadores mas utilizados como:

  • Safari.
  • Chrome.
  • Opera.
  • Microsoft Edge.

También tiene una app para iPhone.

Su uso no puede ser más simple y eficaz.

Sólo debes descargarte la extensión desde tu navegador favorito y, por defecto, ya tendrás bloqueados los anuncios en webs. Pero también lo puedes configurar a tu gusto para poder ver cierta publicidad o crear una “lista blanca” de tus webs favoritas. Si no quieres ser tan radical, puedes configurar el bloqueador para que sólo bloquee los anuncios más intrusivos.

2.- Adblock Plus

Podría parecerte que se trata de la versión de pago de la anterior herramienta, pero no tienen nada que ver, ya que son dos programas diferentes.
El software de” Adblock Plus” es de código abierto, por lo que son los voluntarios de todo el mundo los que contribuyen a completarla y mejorarla todos los días. Adblock Plus, con más de 600 millones de descargas es el 2º bloqueador por excelencia.
Está disponible para todos los grandes navegadores, así que no deberías tener problemas a la hora de descargártelo en tu ordenador o teléfono (Android o iPhone).
Adblock Plus apoya la iniciativa “Anuncios Aceptables”, por lo que no bloquea por defecto los anuncios que están bien integrados en el contenido del sitio web y no molestan a la navegación ni a la usabilidad del sitio. Esta extensión va más allá de bloquear anuncios publicitarios, porque también bloquea software malicioso, como el malware y los virus más “conocidos” por todos.

3.- AdGuard Adblocker

Esta es la nueva generación de bloqueadores de publicidad AdGuard Adblocker es la que menos descargas tiene de las 3 herramientas de esta lista, más de 5 millones y medio de usuarios.
Además, es probablemente la herramienta bloqueadora menos conocida, aunque no por ello menos efectiva. De hecho, es la mejor valorada por la mayoría, ya que consigue tener un 4,7 sobre 5.
Como los anteriores softwares, te bloquea toda la publicidad, puedes configurarla para bloquear sólo la más intrusiva, crear “listas blancas”, etc.
Está pensado, sobre todo, para las redes sociales, por lo que te podrás despedir de los anuncios cada cinco tuits aproximadamente. También vale para los vídeo anuncios en cualquier plataforma social. Tiene un apartado para bloquear los botones sociales de las webs, esos que suelen aparecer en el lateral izquierdo de la página que intentas visitar y que te impiden leer bien todo el contenido.
Otra de las funcionalidades que la diferencian, es que tiene un control parental para bloquear páginas completas.
También bloquea el spyware, los programas espías, el malware, el pishing, programas de seguimiento, etc. En definitiva, casi las mismas tareas que suele desempeñar un antivirus gratuito.

Deja un comentario