¿Qué diferencia hay entre un Servidor y un NAS?

SERVIDOR

Sabiendo que un servidor es un equipo diseñado para procesar solicitudes y entregar datos a otros ordenadores a los que podríamos llamar clientes. Esto se puede hacer a través de una red local o a través de Internet. Puede tener muchas y variadas funciones, más que un NAS.

El hecho de poder instalar el sistema que prefieras es una gran ventaja. Y, a partir de ahí, lo configuras en base a tus necesidades, teniendo presente que cualquier aplicación que necesites la vas a poder utilizar.

De esta manera tenemos una versatilidad superior, le puedes poner lo que necesites. Siempre vas a tener un mayor número de alternativas que te van a permitir ajustar mejor el sistema. De hecho, existen aplicaciones que necesitan sí o sí de un servidor.

Una de las funciones de un servidor puede ser la de servir aplicaciones. En un ámbito empresarial, muchas aplicaciones necesitan una instalación de servidor por ejemplo para aligerar la instalación cliente: algunos ERPs, aplicaciones de gestión, bases de datos, GeoServer o sistemas GIS son un ejemplo. Esto provoca unos requerimientos de hardware para el servidor importantes, que no suelen cumplir los NAS, incrementando su precio de compra.

Otra función cada vez más importante es la de servir máquinas virtuales. La comodidad y tranquilidad que te da el poner un equipo a tu gusto y guardar una copia en un lugar seguro. Si pasa algo, restauras la copia, ¡y a seguir trabajando!.

NAS

Network Attached Storage o Almacenamiento Adjunto a la Red. Podríamos llamarlo también disco duro de red supervitaminado, controlado por un sistema operativo que te ofrece funcionalidades extra.

Los NAS más básicos únicamente permitirán crear una jerarquía de usuarios y asignar permisos a carpetas para controlar quién entra y quién no en ellas. 

Se adapta a su sistema operativo  y, consecuentemente, a las aplicaciones desarrolladas para él (a no ser que te metas en fregados de jugar con firmwares y demás).

Un NAS no deja de ser un mini-servidor, siendo útil tanto para entornos profesionales como domésticos. 

Te ofrece almacenamiento desde uno hasta múltiples discos, pudiendo incluso configurarlos en RAID, con la seguridad que ello conlleva.

  • Tamaño pequeño
  • Bajo consumo eléctrico
  • Precio inferior
  • Menor ruido
  • Menor consumo eléctrico
  • Mayor rapidez de puesta en marcha
  • Mayor sencillez de administración

Deja un comentario