¿Cómo mejorar la velocidad de tu ordenador?

1. Desinstala programas que no utilices

Los PC vienen muchas veces con programas instalados que nunca vamos a utilizar, o que directamente son sólo una versión de prueba. A veces estos programas cargan al inicio directamente, lo que ralentiza el proceso de encendido. Pero no hay que olvidar todos los programas que hemos ido instalando a lo largo de la vida útil del ordenador. Si quieres que tu ordenador vaya más rápido, entra en el “Panel de control” y ve a “Instalar y desinstalar programas”. Ahí podrás ver qué software tienes instalado y cuánto ocupa en tu disco duro. Generalmente, debes tener cuidado y saber muy bien lo que desinstalas, ya que podría haber programas necesarios pero cuyo nombre y uso desconoces.

2. Desfragmenta el disco duro

Siempre que grabas algo en el disco duro de tu ordenador, queda una especie de residuo. Cuando borras ese archivo y añades uno nuevo, técnicamente no se graba encima, sino que en el disco queda como un agujero o espacio y continúa escribiendo a continuación. Esto provoca que el disco quede fragmentado cuando tienes un ordenador desde hace muchos años, en el que has guardado y borrado miles de archivos.Para desfragmentar el disco duro, no tienes que complicarte mucho la vida y no necesitas conocimientos muy avanzados. Esto permitirá que la apertura de archivos se lleve a cabo de forma mucho más rápida, lo que aumentará el rendimiento de tu PC.
 Cuanto más alto sea ese porcentaje, más razón para llevar a cabo la desfragmentación.  Si no quieres llevar a cabo muchas veces el proceso, algo muy recomendable es programar la desfragmentación del disco cada cierto tiempo para que tenga un buen rendimiento constante.

3. Elimina archivos temporales

Previo paso a realizar una desfragmentación del disco duro, siempre es conveniente eliminar los archivos temporales, tanto del sistema operativo como del navegador. Los archivos temporales tienen el objetivo de facilitar información para que el sistema disponga de ésta más a mano. Llevan una extensión llamada .tmp y muchas veces suelen estar ocultos.

4. Limpia tu ordenador a profundidad

Aunque pueda parecer una tontería, la acumulación de polvo en el interior de tu equipo puede penalizar su velocidad, sobre todo cuando impide el flujo de aire y hace que se caliente demasiado. Por eso, de vez en cuando conviene abrir tu ordenador, para realizar una limpieza a fondo o mejor aun un mantenimiento preventivo. También puedes medir la temperatura del ordenador para saber cuándo puede estar haciéndole más falta.

5. Reemplaza o actualiza hardware

Otra opción, seria actualizar el hardware de tu ordenador. El cambio que más notarías sería el de pasar de disco duro mecánico a SSD, aunque también podría venirte bien aumentar la memoria RAM para darle más fuerza a la hora de manejar varias aplicaciones abiertas a la vez o una tarjeta gráfica si el problema está con los juegos. Aunque si tu ordenador simplemente es ya considerablemente obsoleto, tampoco deberías descartar la opción de comprarte uno nuevo.

Deja un comentario