¿Cómo utilizar Canva para tú negocio?

¿Qué es Canva?

Canva es una plataforma de diseño gráfico, enfocada especialmente a no-diseñadores con necesidades de comunicación visual. Para utilizarla solo tienes que entrar en su URL, crearte una cuenta, y listo.
Una de las ventajas que tiene es que no requiere descarga ni instalación ya que funciona totalmente online (accedes y trabajas en ella desde tu navegador web) y, además, tiene apps para teléfonos y tabletas así que puedes crear diseños en cualquier dispositivo.

¿Para qué sirve?

Canva es muy versátil. De manera general, con ella puedes crear piezas de comunicación visual, para necesidades personales o empresariales. Cuando hablo de piezas de comunicación visual me estoy refiriendo a:
  • Gráficos para blogs.
  • Gráficos para redes sociales como posts de Instagram, imágenes de Pinterest, gráficos para Facebook, etc.
  • Volantes, folletos, guías o hasta e-books.
  • Banners, anuncios, posters, postales…
Con Canva puedes crear básicamente lo que se te ocurra, incluso hasta iconos o logos, aunque realmente para este tipo de gráficos es mejor trabajar con un programa vectorial.

Ventajas de utilizar Canva

Canva tiene muchas ventajas para los que no son diseñadores:
  1. Les da autonomía y flexibilidad, porque no dependen de un diseñador para crear piezas de comunicación visual sencillas como gráficos para posts y redes sociales.
  2. Justamente por esto, usar Canva puede significar un ahorro importante de recursos, sobre todo para un negocio que está empezando y que tiene que tener sus inversiones al mínimo.
  3. Las plantillas propias de Canva están creadas por diseñadores, por lo que respetan los principios básicos del diseño. Esto garantiza que las piezas de comunicación que se diseñan a partir de estas plantillas cumplan con un estándar mínimo.
  4. Además, las plantillas ayudan a que, de manera general, se mantenga un diseño estandarizado dentro de las piezas de comunicación visual de una marca, sobre todo si se utilizan un grupo reducido de plantillas y se usan siempre las mismas tipografías y colores de marca.
  5. Para sus diferentes tipos de diseño, Canva tiene actualizadas las dimensiones de diferentes tipos de publicaciones, tanto digitales como para imprimir, así que no te tienes que estar preocupando por esto.

¿Cómo empezar a usar Canva?

1. Crea tu cuenta y escoge tu plan

Lógicamente, lo primero que tienes que hacer es crearte una cuenta (o iniciar sesión con tu cuenta de Google), y escoger en qué plan quieres quedarte. Canva tiene un plan gratuito y otro de pago, y normalmente con el gratuito te va a ser suficiente porque incluye casi todo.
El de pago lo recomiendo si tienes necesidades más específicas como:
  • Necesitas dejar guardada la paleta de colores de tu marca, o quieres guardar y compartir plantillas con diseños personalizados (especialmente si trabajas con un equipo). 
  • Si necesitas tipografías diferentes a las que incluye la plataforma. Actualmente Canva incluye una selección bastante amplia de tipografías, pero es importante decir que aunque son muchas, las tipografías de buena calidad realmente son menos. Si, por ejemplo, tienes un branding con una tipografía que no está dentro del catálogo de Canva, la puedes cargar con el plan de pago. Así le puedes dar más versatilidad y originalidad a tus diseños mientras aprovechas las ventajas de Canva.
  • Quieres tener acceso a más fotos, ilustraciones, y plantillas de las que incluye Canva en su  gratuito, o necesitas exportar las imágenes como GIFs animados o como PNGs con fondo transparente.
  • Te conviene una función que tienen para redimensionar los diseños (algo que no se puede hacer con el plan gratuito), de forma tal que el mismo diseño lo puedes modificar con un clic para usar en diferentes plataformas (un post de Instagram, una historia de Instagram, y una publicación de Facebook, por ejemplo).
En cualquier caso, lo mas recomendable es que empieces con el plan gratuito y si ves que se te queda corto, pruebes entonces a cambiarte. Tienen incluso un periodo de prueba de 30 días, con el que puedes ir usando todo lo que ofrecen en el plan de pago, y decidir si hacer la inversión vale la pena o no.

2. Crea carpetas para organizar tus archivos

Al inicio no es muy notorio, pero a medida que vayas creando más y más diseños, tener un buen sistema de organización te va hacer de mucha ayuda. Si escogiste el plan de pago de Canva estás de suerte porque puedes crear tantas carpetas como necesites, y organizar los diseños en ellas. En el plan gratuito solo puedes crear dos, pero algo es más que nada, así que utilízalas. Tambien idea un sistema que te permita sacarle provecho a esas dos carpetas y así si es necesario encontrar un  diseño particular, será mas fácil. Una opción puede ser tener una carpeta con tus plantillas (que puedes duplicar cada vez que necesites usarlas), y otra carpeta con los diseños terminados.

3. Sube tus propias imágenes

En cualquiera de los planes puedes subir tus propias imágenes. Esto es sumamente bueno, porque además de los colores y las tipografías, las imágenes te van a ayudar a darle más personalidad a tus diseños y alejarte de ese look estándar de Canva. Además, utilizar siempre los mismos patrones y elementos gráficos de tu marca te va a servir para mantener consistencia visual con tu branding, que es importantísimo para generar reconocimiento de marca y memorabilidad.
Piensa que aquí puedes subir de todo: 
  • fotografías propias o de stock que hayas escogido para tu branding.
  • diferentes versiones de tu logo, 
  • ilustraciones, patrones, o texturas que se hayan desarrollado como parte de tu branding,
  • iconos, viñetas, firmas, u otros elementos gráficos adicionales.
Además de todo esto, si estás en el plan gratuito lo mas recomendable es que subas una imagen con los códigos HEX de los colores de tu marca para que los tengas siempre como referencia, ya que en este plan no puedes definir la paleta de colores de manera predeterminada.
Si estás en el plan de pago es mucho más fácil porque en la sección Kit de marca puedes definir tus colores corporativos, tus tipografías y hasta logos y submarcas, de forma que tengas todos estos elementos siempre a la mano en tus diseños.

4. Escoge tu plantilla y empieza a diseñar

Como ya sabes a estas alturas del post, el fuerte de Canva son son sus plantillas. Lo único que tienes que hacer es escribir en su buscador el tipo de publicación que quieres crear y automáticamente te ofrece diferentes plantillas de diseño para ese formato particular.
Cuando abres una plantilla puedes modificar las tipografías, los colores, y hasta los gráficos que tiene. De hecho, puedes empezar con una plantilla e ir tan lejos en las modificaciones que cuando termines el resultado final no se parezca en nada a lo que tenías cuando empezaste. No obstante, aunque es bueno que te alejes del look habitual de Canva, lo mas recomendable es que escojas un grupo de plantillas más o menos reducido, y te mantengas con ellas. Debido que en el branding la consistencia visual es, muy importante, y si cada vez que vas a crear un gráfico nuevo para tu marca usas un diseño diferente, al final vas a diluir tu imagen.

Deja un comentario